Proyecto de Tina Rubio, florista de pura raza. Vino a este mundo con una flor bajo el brazo. De familia productora de flor y planta ornamental, llegó desde Almería hace más de 25 años con el afán de convertir Madrid en la Ciudad de las Flores.

Después de varios proyectos profesionales, llegó a la Calle Fernando VI nº9 para amenizarnos los días con otra de sus pasiones, cacto-cacto, un maravilloso rincón para los amantes de los cactus.

Después de estos, volvió a sus flores de siempre, a las flores de su niñez y nos sorprendió a todos con una de las mejores floristerías del mundo, Margarita se llama mi amor.

Aquí se rodeó de un equipo de valiosos artesanos floristas y juntos crearon este maravilloso vergel. Desde entonces no han dejado de trabajar y disfrutar cada día para ofrecer a sus clientes una de las exposiciones más grandes y cuidadas de flores que existe en la Capital.

Con clientes como Loewe, H&M, Zara Home. Platea, Stage,… se posicionan en este boom floral que tan bien estamos recibiendo en esta ciudad nuestra tan querida.